Nueva novela, nueva web

Nueva novela, nueva web

Apenas hace unos días que Siete cuerdas, mi tercera novela, ha llegado a las librerías. A la par que ella, lo hace unos días por detrás su página web.

Quienes hayan seguido un poco mi trayectoria literaria, saben que a cada novela que he publicado, le ha acompañado una página web en exclusiva para que fuese su imagen virtual en la red.

Nunca se ha tratado de que fuesen solo una referencia mas a las novelas, lo que he buscado transmitir en ellas es todo aquello que se queda fuera de una novela histórica. Hablo principalmente de la documentación, del como se ha hecho, o del como se llega a tal o cual trama en función de los hallazgos que el proceso de documentación aporta.

Sé bien que no es algo usual, pero como lector, siempre me ha parecido interesante saber donde bucean los autores para descubrir datos y personajes reales que después enriquecen sus relatos, una cuestión que siempre me ha parecido muy interesante.

Es por ello que como autor, he intentado siempre aprovechar la oportunidad que da tener una web dedicada a un libro en exclusiva, para desgranar algunos de sus secretos, aunque no todos, por supuesto, no todos que esto es literatura, es inventiva, fantasía y hay que fantasear, por supuesto que si.

Ahora os quiero presentar la web de Siete cuerdas, http://www.sietecuerdas.com.

En realidad se podría decir que sigue la estela de mis anteriores trabajos ( http://www.elsuenodeakala.com y  http://www.mentiresencenderfuego.com ) pero aquí vais a encontrar además de algunos datos curiosos sobre la novela, un poquito de la música que desfila por el texto. Una música que solo la podéis intuir al leer sus páginas, pero que aquí y a capricho del autor, es verdad, quiere ser un plus para aquellos lectores que les resulte curioso ir un poco mas allá del relato de una novela.

Ayuda mucho la complicidad que se ha creado entre este que escribe, el autor, y el responsable de dar forma a las webs que mantengo. Todas ellas han sido diseñadas por la misma persona, y aunque he sido yo el que las ha dotado de los contenidos, y desde su puesta de largo las va enriqueciendo poco a poco, ha sido José Manuel Sampayo, padre informático de estas criaturas, quien recabando datos que le ofrecía, desvelándole aspectos de cada nueva novela, les daba su forma particular en este mundo digital.

Por ello tanto la web que mantengo como autor, como las de mis posteriores novelas son tan diferentes, pero todas manteniendo una personalidad propia, cuestión por la que estoy muy agradecido. Llegado el momento de empezar a componer la web de Siete cuerdas, y sabedor el técnico de la importancia que la música iba a tener en esta ocasión, me sorprendió la conexión que se ha creado entre ambos, al vislumbrar el diseño que iba a tener, que apenas ha sufrido modificaciones.

Así que volviendo a lo literario os diré que Siete cuerdas es un cuento, un cuento ambientado en una época convulsa, entre una revolución y  una guerra, entre la sombra de un crimen y una lucha contra la propia conciencia, eso es así, pero al tiempo mantiene un rumbo, un norte concreto a lo largo del relato.

Esa trayectoria se realiza al ritmo de la música y de la singularidad que este arte tuvo a lo largo de del tiempo hasta que fue posible capturarlo en grabaciones. La música tal y como la podemos entender hoy en día, nada, absolutamente nada que ver tiene con lo que fue en el pasado.

Ponte en situación, vives en un tiempo pasado, una época en la que aún no es posible hacer de la música algo doméstico, pues no existe aún ningún medio para enlatarla, para grabarla. Acudes a un concierto y allí tienes la ocasión de deleitarte con algunas piezas hermosas, son obra de… (elige  tu mismo el autor, o las piezas en cuestión). La cuestión es que tras finalizar el concierto, aún queda algo de esas melodías en tu memoria, especialmente una sensación placentera, ya que el concierto ha sido de tu agrado. También queda algo de la melodía, recuerdas algunos acordes y puedes tararearlos al marchar, ¡intentas sí! retenerlos en tu memoria pero sabes, que el paso del tiempo, el discurrir de los días irá desdibujando aquellos sones de tus recuerdos.

¿Qué te queda ahora?

Es por ello que la música, en mi opinión, era un acontecimiento único cada vez que se acudía a una representación, porque aunque es posible que  alguna melodía vuelva a tus oídos en un futuro, para tu recuerdo la mayoría se perderá para siempre.

Ahí reside el espíritu de Siete cuerdas y esa es la lucha que mantienen sus personajes. No es cuestión de que la compartas, solo de que  entiendas porqué se rendían ante un arte tan cruel, un arte que solo existe mientras se interpreta… y después desaparece.

Y ahora si, ahora te invito a que entres en www.sietecuerdas.com

ENTRAR EN SIETE CUERDAS

 

 

Sin comentarios hasta ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. El sitio web es opcional.